Ambientación
Staff
Interés
Créditos

Ambientación
La dinastía Targaryen domina con puño de hierro los Siete Reinos de Poniente desde el Muro hasta las Marcas de Dorne y las casas nobiliarias luchan por ascender en la esfera política y ganarse el favor de la corona. Los Hightower, que de momento han demostrado ser los más influyentes en la corte del rey Viserys compiten con los Velaryon, que como segunda vertiente de la familia real permanecen recelosos tras habérseles sido arrebatado el trono en el año 101.
La delicada salud del rey, que en los últimos meses ha ido empeorando con rapidez ha acrecentado las tensiones sociopolíticas de Poniente y el ambiente se ha emponzoñado. Las diferentes interpretaciones sobre el futuro de los Siete Reinos se han ido polarizando y la conformación de bandos es más que evidente en algunos casos, aunque por el momento nadie discute la posición de la princesa Rhaenyra Targaryen como legítima heredera al Trono de Hierro, tal y como el testamento del rey enfermo augura. Las riñas entre nobles van en aumento y el peligro de que los Reinos se fragmenten se palpa entre las capas más altas de la sociedad nobiliaria y la corte.
Dorne, al sur, continúa independiente y la hegemonía de sus tierras dependen únicamente de la familia Martell, pero no por ello permanece impasible ante la creciente tensión en los otros reinos. Del mismo modo, el Reino de las Tres Hijas permanece atento a lo que ocurre en Poniente, preocupado por la posibilidad de que un conflicto interno extienda la incertidumbre y el peligro a Essos.
¿Qué será de los Siete Reinos si el papel estabilizador de la corona fracasa? ¿Serán las tensiones en los Siete Reinos el preludio de una guerra civil?

Momento Actual
Han pasado dos meses desde el Torneo celebrado por el día del nombre del Rey Viserys y pocas son las noticias que llegan desde la Fortaleza Roja.
Los rumores sobre el fallecimiento del Rey no hacen sino aumentar ya que desde el baile de clausura nadie lo ha visto a excepción de su propia familia. ¿Seguirá vivo el Rey? ¿Quién lo sucederá en el Trono de Hierro? Los rumores se extienden como la pólvora y prometen tener el mismo efecto devastador si una chispa se acerca.
Los partidarios de verdes y negros se preparan para colocar la corona sobre la cabeza de su elegido y es que mientras unos se enfrentan en favor de lo dicho en el testamento del Rey, otros prefieren sangre nueva y a fin de cuentas un hombre al mando de todo.
La tensión es evidente, más que ahora la Ruta Comercial "de los verdes" como es llamada comienza a dar frutos. Pero ¿Es una tensión real que se traslada a la familia real o es solo un espejismo de aquellos ajenos a esta?
administración

Novedades
♦22/08♦ Inauguración del Foro
Normas Gráficas
♦Se deben usar PBs de carne y hueso, nunca dibujos.
♦Avatar de 260x350px.
♦Firma Máxima de 500x250px.

Tramas
Próximamente...
Créditos


El diseño de los gráficos del foro Hermit the Frog, la edición y creación de codes pertenece a Balerion y en ambos casos este material es único y exclusivo de Crown Of Flames. El tablón está elaborado gracias a un foro de recursos y modificado igualmente para este foro.

Todos los sistemas y contenido es propiedad del Staff del foro y de los usuarios participantes, la ambientación del foro y el universo dónde este se desenvuelven son propiedad de George RR Martin.

Especial agradecimiento a Dragón de DoD por ceder el uso de los canon creados por él.
Últimos temas
» Hijos del Frío || Eradan || FB
Dom Oct 16, 2016 1:10 pm por Eradan

» Noche de viejas espadas || Aedan Tollett
Sáb Oct 01, 2016 9:32 pm por El Guerrero

» Erënya Mormont
Vie Sep 30, 2016 8:40 pm por La Madre

» Visita inesperada (Fuerte Terror).
Dom Sep 25, 2016 10:47 pm por Skaar Nieve

» Uniones improbables || Sherrod Dayne
Sáb Sep 24, 2016 9:51 pm por Sherrod Dayne

» Gestos de buena voluntad || Aegon el Menor
Sáb Sep 24, 2016 5:18 pm por Helaena Targaryen

» Familia primero || Helaena +18
Sáb Sep 24, 2016 5:03 pm por El Guerrero

» Vuelo Nocturno // Helaena // +18
Sáb Sep 24, 2016 5:02 pm por Helaena Targaryen

» Donde El Coloso no alcanza a ver. [Nymeria Fowler, FB]
Sáb Sep 24, 2016 4:58 pm por Nymeria Fowler

Estación



otoño
Tercer Mes
Año 129
Noticias
¡Ya disponible! El sistema de Banco de Hierro, haz tus gestiones aquí.

¡Ya disponible! La tienda de Personajes, PNJs y Bestias y Casas, negocios y mercenarios.

En una ciudad de Tigres y Elefantes. [Herneith de Volantis]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En una ciudad de Tigres y Elefantes. [Herneith de Volantis]

Mensaje por Amelia Talbot el Dom Sep 11, 2016 1:22 pm

La travesía había sido larga y extremadamente dura desde Walano: en la segunda jornada, a medio día, una tormenta había azotado el Mar del Verano convirtiéndolo en una suerte de charca siendo pisoteada. El oleaje y el viento habían terminado por hacer estragos en el casco del Venganza del Verano, causando daños en el mascarón de proa y en la arboladura obligándome a tomar la decisión de interrumpir un viaje que se pregonaba como pacífico hasta Braavos y tener que recalar en Volantis con la esperanza de reparar cuanto antes los daños en el navío y reemprender lo más rápido posible la travesía hasta la ciudad al norte de Essos.

Volantis no era la típica ciudad en la que me agradase estar, y es que la riqueza y el poder de los triarcas se dejaban ver tan sólo en las zonas más acomodadas, siendo el puerto y los barrios cercanos un hervidero de maleantes: vagabundos, ladrones y prostitutas que me atosigaban a mí y a mi tripulación y que, estaba segura, terminaría tarde o temprano desencadenando algún tipo de conflicto. No era la primera vez que se atrasaba la salida del muelle por culpa de algún marinero que tomaba la decisión de tener una alegre mañana con alguna furcia barata, o porque a otro le hubiesen robado la paga y se estuviese recorriendo todos los callejones en busca de sus pertenencias. Y ese no era el único problema, pues la caótica administración del puerto de aquella ciudad convertían el aluvión burocrático de todo cuanto se hiciese allí en una verdadera pesadilla. Primero estaba pagar al encargado del muelle por arribar, luego buscar a un distribuidor decente en el que depositar la confianza de suministrar todas las pérdidas en madera y tela de las reparaciones, la comida y demás enseres que se gastarían durante aquella inesperada visita a la ciudad volantina y, por si fuera poco, sumergirse en el papeleo necesario para registrar "legalmente" la estancia del Venganza en aquel condenado lugar.

¡Ah! ― exclamé en un gesto de exasperación, agarrando al contramaestre, Bill, por el cuello de su camisa, acercándolo a mi rostro para asegurarme de que me escuchaba con claridad ―. Ocúpate de que todo se haga como es debido y de que estos no se desmadren demasiado ― le indiqué, haciendo una clara referencia a la tripulación. Bill asintió.

¿La relación con mi tripulación? Buena; mucho mejor sin duda que la que existía entre otros capitanes y los suyos por lo que sabía de buena mano. Pero evidentemente una no podía dejarse que se le subiesen a los hombros y había que mostrarse implacable a la hora de dar las órdenes para que aquel descarriado rebaño de corderos no se perdiese del rumbo correcto.

Descendí por la rampa hasta la superficie empedrada del puerto y sacudí ligeramente el rostro al sentir la tierra firme bajo mis pies. Curiosamente, a diferencia de la gente de a pie de los continentes que se sentía extraña al subir a un navío, yo me sentía francamente desubicada en cuanto bajaba de él. Decidí que era hora de despejar un poco la mente y dejar que el bueno de Bill se ocupase de lo que le había pedido y dar un paseo por los barrios cercanos al puerto mientras en el Venganza se realizaban las reparaciones. Crucé una calle estrecha que salía de la zona portuaria y me adentré a su salida en una avenida algo mayor. Miré a izquierda y derecha y tomé el camino a estribor, dirigiéndome hacia una plaza de no muy grande tamaño, próxima al famoso templo. Allí había una mujer de cabellos rojos subida sobre una especie de estrado improvisado con maderos, dando uno de aquellos discursos adoctrinantes que me ponían nerviosa en la mayoría de los sentidos. ¿Por qué la gente creía en aquellas cosas? Todos los Dioses del ancho mundo prometían la salvación, o el poder, o la vida eterna o vete tu a saber qué sarta de sandeces siempre y cuando le jurases solemne fidelidad y vasallaje ante su voluntad, descartando al resto de divinidades como falsas y apóstatas, asegurando que ésa era la única real y verdadera: Todo chorradas.

Chasqueé la lengua al verme en una situación en la que no tenía nada mejor que hacer y suspiré lenta y apaciblemente, internándome entre la multitud y pasando entre los oyentes y acólitos hasta llegar a la base de una pequeña estatua que se situaba justo frente a las escaleras por las que habría subido la predicadora. Apoyé la espalda y me detuve a escuchar, acariciando con las manos las empuñaduras de mis dos alfanjes asidas al cinturón. ¿Quién sabía? Quizá aquello resultaba interesante, y todo.
avatar
Amelia Talbot

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 27/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.