Ambientación
Staff
Interés
Créditos

Ambientación
La dinastía Targaryen domina con puño de hierro los Siete Reinos de Poniente desde el Muro hasta las Marcas de Dorne y las casas nobiliarias luchan por ascender en la esfera política y ganarse el favor de la corona. Los Hightower, que de momento han demostrado ser los más influyentes en la corte del rey Viserys compiten con los Velaryon, que como segunda vertiente de la familia real permanecen recelosos tras habérseles sido arrebatado el trono en el año 101.
La delicada salud del rey, que en los últimos meses ha ido empeorando con rapidez ha acrecentado las tensiones sociopolíticas de Poniente y el ambiente se ha emponzoñado. Las diferentes interpretaciones sobre el futuro de los Siete Reinos se han ido polarizando y la conformación de bandos es más que evidente en algunos casos, aunque por el momento nadie discute la posición de la princesa Rhaenyra Targaryen como legítima heredera al Trono de Hierro, tal y como el testamento del rey enfermo augura. Las riñas entre nobles van en aumento y el peligro de que los Reinos se fragmenten se palpa entre las capas más altas de la sociedad nobiliaria y la corte.
Dorne, al sur, continúa independiente y la hegemonía de sus tierras dependen únicamente de la familia Martell, pero no por ello permanece impasible ante la creciente tensión en los otros reinos. Del mismo modo, el Reino de las Tres Hijas permanece atento a lo que ocurre en Poniente, preocupado por la posibilidad de que un conflicto interno extienda la incertidumbre y el peligro a Essos.
¿Qué será de los Siete Reinos si el papel estabilizador de la corona fracasa? ¿Serán las tensiones en los Siete Reinos el preludio de una guerra civil?

Momento Actual
Han pasado dos meses desde el Torneo celebrado por el día del nombre del Rey Viserys y pocas son las noticias que llegan desde la Fortaleza Roja.
Los rumores sobre el fallecimiento del Rey no hacen sino aumentar ya que desde el baile de clausura nadie lo ha visto a excepción de su propia familia. ¿Seguirá vivo el Rey? ¿Quién lo sucederá en el Trono de Hierro? Los rumores se extienden como la pólvora y prometen tener el mismo efecto devastador si una chispa se acerca.
Los partidarios de verdes y negros se preparan para colocar la corona sobre la cabeza de su elegido y es que mientras unos se enfrentan en favor de lo dicho en el testamento del Rey, otros prefieren sangre nueva y a fin de cuentas un hombre al mando de todo.
La tensión es evidente, más que ahora la Ruta Comercial "de los verdes" como es llamada comienza a dar frutos. Pero ¿Es una tensión real que se traslada a la familia real o es solo un espejismo de aquellos ajenos a esta?
administración

Novedades
♦22/08♦ Inauguración del Foro
Normas Gráficas
♦Se deben usar PBs de carne y hueso, nunca dibujos.
♦Avatar de 260x350px.
♦Firma Máxima de 500x250px.

Tramas
Próximamente...
Créditos


El diseño de los gráficos del foro Hermit the Frog, la edición y creación de codes pertenece a Balerion y en ambos casos este material es único y exclusivo de Crown Of Flames. El tablón está elaborado gracias a un foro de recursos y modificado igualmente para este foro.

Todos los sistemas y contenido es propiedad del Staff del foro y de los usuarios participantes, la ambientación del foro y el universo dónde este se desenvuelven son propiedad de George RR Martin.

Especial agradecimiento a Dragón de DoD por ceder el uso de los canon creados por él.
Últimos temas
» Hijos del Frío || Eradan || FB
Dom Oct 16, 2016 1:10 pm por Eradan

» Noche de viejas espadas || Aedan Tollett
Sáb Oct 01, 2016 9:32 pm por El Guerrero

» Erënya Mormont
Vie Sep 30, 2016 8:40 pm por La Madre

» Visita inesperada (Fuerte Terror).
Dom Sep 25, 2016 10:47 pm por Skaar Nieve

» Uniones improbables || Sherrod Dayne
Sáb Sep 24, 2016 9:51 pm por Sherrod Dayne

» Gestos de buena voluntad || Aegon el Menor
Sáb Sep 24, 2016 5:18 pm por Helaena Targaryen

» Familia primero || Helaena +18
Sáb Sep 24, 2016 5:03 pm por El Guerrero

» Vuelo Nocturno // Helaena // +18
Sáb Sep 24, 2016 5:02 pm por Helaena Targaryen

» Donde El Coloso no alcanza a ver. [Nymeria Fowler, FB]
Sáb Sep 24, 2016 4:58 pm por Nymeria Fowler

Estación



otoño
Tercer Mes
Año 129
Noticias
¡Ya disponible! El sistema de Banco de Hierro, haz tus gestiones aquí.

¡Ya disponible! La tienda de Personajes, PNJs y Bestias y Casas, negocios y mercenarios.

Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Mensaje por Aegon Targaryen el Vie Ago 26, 2016 1:10 am

Y aunque pareciera muy improbable me encontraba de nuevo bajo aquel cielo estrellado, la última vez que me había fijado en las estrellas. La brisa era suave y la temperatura agradable a nuestros cuerpos, la luna mientras tanto, seguí allí arriba alumbrando todo como una gran lámpara que todo podía verlo. Por la noche la fortaleza roja dormía, los únicos ojos que podías encontrar abiertos eran los de los guardias que se encargaban de vigilar que todo estuviera en orden. Particularmente en aquella ocasión no se escuchaba sonido alguno, y eso es decir mucho porque a esas horas con solo dejar caer una moneda en uno de los pasillos podías generar un gran escándalo. Tome a Helaena de la mano apegándola a mi, entrelace nuestros dedos y juntos recorrimos aquel camino de piedra que nos guiaba hacia la salida del castillo la cual era custodiada por todos hombres que eran relevados cada cierta cantidad de horas. Ellos nos observaron pasar y seguramente se preguntaron que estaríamos tramando. Sin embargo yo mantuve mi mirada al frente ignorándolos por completo –¿Estas ayudando a nuestra madre con el torneo? De seguro tienen muchas cosas que hacer, y conociéndola querrá que todo salga perfecto e impecable –Alicent era una mujer que cuando se comprometía a algo lo lograba, y lo lograba en su esplendor. Una mujer perfeccionista que se negaba a escuchar un “no” como respuesta y que lograba su cometido si se lo proponía.

Camine con mi mujer, con mi hermana, observando lo verde que estaba el césped y lo bonito que estaba todo en aquel momento –Siento que este lugar no va a morir jamás… Las plantas parecen nunca fallecer y los colores no se desgastan –Comente al pasar casi como una conversación casual la cual no tenia mucha importancia. Luego de una gratificante caminada, cosas que ya no solíamos tener, llegamos al enorme domo de piedra donde se encontraban alojados los dragones. Construido por Maegor I a manos de los presos de la ciudad y de constructores de Myr y Tyrosh. Alli adentro todo estaba muy callado también, al parecer todos se encontraban durmiendo en ese momento y no me parecía buena idea despertarlos –Vas a hacer que nos maten…- Dije replanteándome si debíamos hacer aquello, pero después de todo ya estábamos allí y no tenía sentido arrepentirse. La mire con media sonrisa y acaricie su mejilla con una mano para luego abrir la puerta. Aquel “establo” no tenia guardias, no los necesitaba, después de todo cualquier imbécil que quisiera entrometerse dentro terminaría siendo la comida de alguno de los reptiles.

Una vez dentro, tome una de las antorchas y camine a paso lento hacia Sunfire el cual se encontraba perdido en sus sueños, si es que los dragones soñaban claro esta. Me acerque a el y puse una mano en su osico para acariciarlo con suavidad y entonces en ese momento sus ojos se abrieron de par en par. Me miro extrañado, seguramente por la hora, otro motivo era que aun se estaba despertando. Dio un bufido y resoplo sacudiendo su cabeza de un lado al otro para después mover sus alas –No deseaba despertarte, pero mi hembra quiere salir a dar un paseo –Le dije hablándole bajo y en secreto como si fuera una conversación. Era consiente que aquel dragon no era una persona, y también sabia que no me respondería. Sin embargo me gustaba tratarlo como uno mas, después de todo era mucho el tiempo que pasábamos juntos y no estaba mal hablar con alguien de vez en cuando. Deje la antorcha a un lado y segui acariciando su lomo para acomodar la silla sobre sus doradas escamas que brillaban como el oro ante la luz del fuego. A continuación tome el latigo y mire a Helaena que aun se encontraba con Dreamfire –Ya estamos listos –Le comunique mientras sacaba a Sun de aquel lugar. Ni bien termino de atravesar la puerta este se paro en dos patas y abrió sus grandes y rosadas alas para luego volver al suelo e inclinar su lomo permitiéndome trepar por el hasta acomodarme.
avatar
Aegon Targaryen

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 23/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Mensaje por Helaena Targaryen el Sáb Ago 27, 2016 10:51 pm

Luego de vestirse cómodamente, los príncipes abandonaron sus habitaciones y bajaron por las escaleras de la torre dónde vivían junto a sus hijos hacía el patio de esta, salieron luego a los pasillos y corredores de la fortaleza roja. Los guardias los miraban, guardando silencio a su paso, mientras Helaena tomaba la mano de su hermano y con los dedos entrelazados y los cuerpos pegados, caminaba con un claro destino.

-Un poco, aunque ella sabe que son temas que me aburren... y es su forma de entretenerse. Yo como siempre me ocupo de lo que ella no quiere hacer... pero no me importa- dijo finalmente encogiéndose de hombros. Su madre no era muy asidua a visitar a los barrios pobres, le repugnaba el olor de aquellas calles y los que las habitaban, para empezar de la lista inmensa de cosas que la disgustaban allí. Sin embargo a ella no le importaba y tener bien alimentado al pueblo llano era una forma de evitar disturbios cuando todos los grande señores se pasearan opulentamente, restregando todo lo que ellos tenían y los súbditos del reino jamás alcanzarían. Salieron rumbo al pozo de dragones y Helaena se estiró, sonriendo por sus palabras.- Enserio, hasta que nos casamos nunca habría pensado que tenías alma de poeta. Que profundo suenas, hermanito- le besó la mejilla, riendo bajito cuando entraron hacía la entrada que los guiaba a los dragones.- Puede que Sunfire te queme un poquito, pero Dreamfire se alegrará de verme. Seguro- besó la mano de su esposo cuando esta acarició su mejilla y soltó su mano para entrar.

Se acercó a su dragona en silencio, aunque Vhagar abrió uno de sus ojos para mirarlos. Según le había oído a Aemond, el dragón dormía de forma más irregular con el paso de los años, por lo que no le extrañó y se acercó a Dreamfire, que dormía profundamente. Le costó varias palabras y caricias al hocico hacerla abrir un ojo, luego, giró el rostro, igual que un niño se cubre con la almohada y pide cinco minutos más.

-Venga, dragona perezosa. Que te estás poniendo gorda- bromea dándole un beso en una de las escamas de su gran cabeza.- Te dejaré cazar...- susurró y la dragona comprendió a la perfección lo que su jinete le decía o al menos, eso pareció, pues se incorporó dejando que le pusieran la silla de montar.- Nosotras también.

Ya fuera del pozo Sunfire no fue el único en estirarse, pues la dragona de la princesa también lo hizo, demostrando que por mucho que el Dorado creciera, ella siempre iba a ganarle en tamaño. Sin necesidad de ayuda Helaena montó a Dreamfire y con una simple orden la hizo tomar altura de un par de aleteos que hicieron que las copas de los árboles cercanos se estremeciese.

-¿Dónde quieres ir?
avatar
Helaena Targaryen

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 23/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Mensaje por Aegon Targaryen el Dom Ago 28, 2016 6:52 pm

Nuestra madre era particularmente obsesiva con algunas cosas, no había forma de hacerle entender que no moriría nadie si quedaba algo desprolijo o cosas similares. Para ella todo debía ser perfecto ya sea un evento organizado por la familia, sus hijos, sus nietos, todos debíamos estar presentables y cumplir de forma correcta con nuestro papel ante la sociedad. Como podrán imaginarse ella y yo no congeniábamos en muchas cosas, sin embargo la quería mucho y valoraba demasiado sus palabras. Después de todo ella era mi madre, me había cuidado y se había hecho cargo de mi durante largos años. Mi padre, el rey, también fue un padre atento, sin embargo por su titulo no tenía mucho tiempo para atenderme. No era un hombre de espadas, de combates, nunca pudo llenarme en ese sentido aunque si reconozco que siempre fue atento ante nuestras necesidades y brindándonos algo de cariño siempre que tenía un espacio. Sentí el beso de Hela en mi mejilla y no pude evitar poner mala cara y mirar hacia otro lado enojado –No soy poeta, solo dije lo que me parecía… -Comente molesto ya que no me gustaba que me vieran de esa forma. Yo no era un poeta, era un guerrero, un macho Targaryen, un jinete de dragón… No, no era un poeta.

Sunfire sabe con quien meterse y con quien no –Le recordé antes de que ambos entráramos al pozo y yo me fuera directo con mi dragón. En medio de todo aquello no pude evitar echarle un ojo a Vhagar el cual estaba expectante y juro por un momento que sin decir nada me dijo “Te acercas y mueres”. No es que le tuviera miedo a los dragones, pero tampoco era idiota, y aquel viejo dragón era demasiado cascarrabias como para acercársele. Decidí prestarle absoluta atención a mi dragón al cual prepare tratando de ser lo mas minucioso posible. El montar una bestia como esas no era cualquiera cosa, y por más que fuera un simple paseo todo podía llegar a salir más. Ya sea porque el dragón se descontrole, o la sillas se desate, el peligro siempre era una opción completamente probable en aquello. Una vez fuera ambos dragones se estiraron y ni bien Dreamfire se impulso al cielo Sunfire la siguió haciendo que los arboles cercanos se vieran afectados por el viento producto de las alas –A nuestro sitio… -Le dije con media sonrisa mirándola a los ojos para luego ascender mas alto y emprender vuelo hacia las costas de Desembarco del Rey.

Aquel lugar me parecía el más apropiado en aquella ocasión, teniendo en cuenta nuestro cruce de palabras previo, sentía que necesitábamos un poco de tiempo a solas. Por esa razón encamine a Sunfire al Aguasnegras. El lugar era una pequeña isla abandonada ubicada entre el reino y Roca Dragón. Silenciosa, paradisiaca, con arenas blancas y una verde vegetación, aquel lugar parecía el ideal cuando uno deseaba escaparse del mundo y olvidarse de todo por lo menos por unas horas. El viajo no era demasiado largo, tal vez en el lomo de aquellos dragones podríamos demorar unos treinta minutos de vuelo ya que no se encontraba demasiado alejada de la costa. Hela y yo necesitábamos comenzar a reconstruir nuestra relación poco a poco, como cualquier matrimonio, se iba degastando con los años. Entonces nos encontré volando sobre aquella gran masa de agua y girándome un poco mi rostro note como las luces de Desembarco se iban alejando poco a poco. Pude sentir el viento chocar mi cuerpo, una sensación exquisita, al igual que sentir la extraña textura de las escamas de aquel dorado reptil alado –Una carrera a la cueva –Le grite a mi amada esposa con una sonrisa mientras golpeaba con mis talones suavemente los costados de Sun y este aceleraba la velocidad cerrando sus alas para comenzar a caer rápidamente hacia aquella isla.

Al llegar salte de su lomo antes de que pudiera aterrizar y comencé a correr en dirección a aquella minúscula gruta la cual en verdad parecía más una pequeña habitación formada por unas cuantas piedras. Sin embargo con ella la habíamos adoptado como un pequeño hogar en el cual solo existíamos los dos. Al ver que se acercaba Hela me detuve y la intercepte levantándola sin problemas para cargarla en uno de mis hombros como un saco de patatas y reír llevándola al interior de aquel lugar donde teníamos un montón de mantas que simulaban una cama. Ya dentro nos deje caer sobre estas y me meti entre sus piernas para mirarla a los ojos ahora mas de cerca y luego peinarla con mis dedos –No me dejes nunca… -Le pedí en un susurro sobre su boca antes de besarla con pasión y buscar su lengua con la mia.
avatar
Aegon Targaryen

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 23/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Mensaje por Helaena Targaryen el Dom Ago 28, 2016 9:04 pm

Ríe cuando ve a su esposo molestarse por ese simple comentario. Sabía que para él el ser un hombre duro y combativo no era compatible con ser un hombre de letras y sentimiento fácil. Pero ella consideraba que si era posible, porque lo conocía y sabía que lo era, que cuando expresaba sus sentimientos y sus pensamientos lo hacía de una forma que pocos hombres eran capaces de lograr. Y eso no lo hacía menos hombre a sus ojos, ni mucho menos.

-Bendito será el día que logres verte con los mismos ojos con los que yo te veo, tonto- dijo la princesa de forma risueña y burlona. No parecería que minutos atrás lloraba desconsolada al pensar en todas esas cosas que Aegon hacía y la dañaban. No es que el dolor hubiese desaparecido, pero una vez más de tantas otras este volví a ocultarse como una bestia acorralada, esperando un momento de vulnerabilidad para volver a salir, pero cuidándose de que nadie notase su presencia mientras tanto. Ella sabía que seguía ahí, que nunca se marcharía... jamás la abandonaría, pero ella jamás abandonaría a su hermano y esposo.- Bueno, a ti no te atacará porque no se atreve, pero a mi Dream no me ataca porque soy su humana favorita en este mundo y me adora- se burló enseñándole la lengua antes de ir hacía su dragona.

La historia de Dreamfire era interesante... Era una criatura fiel a su anterior dueña hasta que esta murió durante una disputa dinástica unas generaciones antes. Rezaba a los siete porque sus problemas familiares nunca degeneraran en eso. Como fuese, esa fidelidad y “nobleza” la seguía manteniendo la criatura hacía su nueva jinete, la joven princesa. Desde que la montó por primera vez sintió un algo difícil de explicar... Como un calor en su interior que aliviaba a su corazón y su mente de cualquier problema, dejándose llevar en la nada del pensamiento, sintiéndose casi dragón. No fue distinto esa vez.

Asintió a las palabras de su hermano, mirándolo, pero era extraño. En cierto modo era como si no lo viera y no lo oyese. Puede que esos fuesen los pequeños momentos que se dedicaba por entero a sí misma, guiando a su dragón como si fuera dos partes de un mismo todo hacía el lugar que Aegon y ella habían tomado como suyo. Como su lugar de paz, alejados de todo, como su escape. Hacía tiempo que no iban allí, demasiado quizás.

Y antes de que se diera tiempo sobrevolaban la pequeña isla y su hermano la retaba a una carrera, sobresaltándose como si hubiese salido de un sueño o un trance, ella no saltó del dragón hasta que este se posó en la arena. Dreamfire era mayor en embergadura a Sunfire y ella además mucho más diminuta que su hermano, de haber saltado, hubiese sido como saltar de un primer piso. Corrió como pudo, pero era imposible que ganase a Aegon, alcanzándolo solo cuando este frenó para agarrarla, haciéndola reír.

-Eres un tramposo- dijo revolviéndose un poco solo para ponérselo difícil antes de dejarse llevar al interior de la cueva, dónde la temperatura descendía. Observó que todo estaba igual asombrada.- Llevamos mucho sin venir y todo sigue igual. Que extraño...- a fin de cuentas debía haber animales y el clima tampoco debía permitir que las cosas se conservasen como si solo hiciera unos días que estuvieron allí.

Como fuese, dejó a Aegon meterse entre sus piernas, abrazándolo con las piernas por las caderas, pasó una mano por su cabello platino, aunque algo más dorado que el que ella poseía, prácticamente blanco. Fue al oír su petición que suspiró mirándolo a los ojos, sin tiempo a contestar antes de que su hermano la besase de forma intensa, ayudándola a perderse en sus labios mientras acariciaba su espalda, ancha y fuerte por las horas de entrenamiento. Cuando al fin tuvo que respirar rozó sus labios cerrando los ojos un momento.

-Estaré junto a ti hasta mi último aliento... Jamás te abandonaré, ni a ti, ni a nuestros hijos, ni tus causas...- lo miró entonces fijamente.- Daría mi vida por ti Aegon si me lo pidieras. Eres mi esposo y eres mi sangre. Juntos hasta el final de nuestros días- prometió con la solemnidad que solo tienen las palabras que nacen del corazón y de sentimientos fuertes que están a prueba de todo.
avatar
Helaena Targaryen

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 23/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Mensaje por Aegon Targaryen el Lun Ago 29, 2016 2:38 pm

No tengo idea como ves las cosas tu, pero debo admitir que seria curioso hacerlo… -Dije bromeando con media sonrisa, mi hermana veía las cosas muy diferentes a todos. Mientras todos veíamos solo el lado negativo, ella veía el positivo, y cuando todos creíamos que algo era perfecto ella le encontraba la imperfección. Tambien admito que la forma en la que Helae se comportaba con los humanos, también lo hacia con los dragones. Ella no distinguía si tenían una pierna o cuatro patas, trataba a todos por igual. Su manera de hablar de Dreamfire era graciosa, casi como si una niña hablara de su perrito o cosas similares. Si alguien que no nos conocía escuchaba aquella conversación lo primero que pensaría seria en una mascota casera, pero la realidad estaba muy alejada de todo eso. Yo también apreciaba mucho a mi dragon, era mi compañero y sentía una conexión única con el que no sentía con nadie. Podria llamársele empatía, la verdad no soy maestre para encontrarle palabras a aquello. Sin embargo Dream y Hela eran una cosa única, un amor sincero y sin tapujos y cualquiera que las viera juntas se daba cuenta de eso.

Posiblemente uno estaba tan acostumbrado a los dragones que a veces no llegaba a apreciar en verdad su belleza, su magnificencia, que eran seres únicos en el mundo. Nosotros, los Targaryen, los Velaryon, los teníamos al alcance de nuestras manos y no podíamos ver que su existencia era tan increíble como efímera. Cada vez los dragones en todo poniente eran menos, una raza que se extinguía poco a poco dejando solo historias mágicas para contarle a los niños. En mi interior simplemente deseaba que aquello no sucediera nunca, que ellos nunca se fueran de esta tierra y que mis nietos, y sus nietos pudieran disfrutar de aquella belleza que nos proporcionaban.

Casi como si me hubiese perdido en el tiempo, me encontré en aquella isla que tanto queríamos. Solo estábamos Hela y yo, los dragones y la naturaleza. Aquellas enormes piedras nos protegían de fuera lo que fuera que habitaba en aquel lugar, del clima, de todo –Tal vez puede que sea porque de vez en cuando vengo aquí a pensar… A intentar acomodar mis ideas para poder ser mejor principe, padre y marido... –Dije sincero, en el último tiempo me había encontrado en aquel pedazo de tierra perdido en el mar muchas veces. Cuando estaba de mal humor, o cuando mi duro corazón se ablandaba, iba a aquel lugar para que el tiempo lo endureciera de nuevo. Por esa razón mantenía todo en orden, hasta me encargaba de lavar las cosas y tenderlas para mantenerlas limpias, después de todo tenia que hacer algo en mis estadias.

Sentí sus piernas envolverme, sentí una de sus manos perderse en mi cabello y la otra afirmarse en mi espalda. Pude recibir su lengua en mis labios y compartimos un intenso beso de amor. Sus palabras llegaron a mis oídos y no pude evitar cerrar los ojos con media sonrisa. Repose mi frente sobre la suya y suspire en su boca –Mi sangre es tu sangre, mi espada vela por tu bienestar y el de nuestros hijos. Estaré a tu lado hasta el final de mis días, y espero que cuando me llegue el momento seas tu la que este ahí para despedirme… -Le confesé rozando las puntas de nuestras narices –No imagino un mundo sin ti, tu eres la que me hace entrar en razón… Sin ti esto que vive dentro de mi… se desataría y haría arder en llamas todo poniente –Asegure de forma sincera, Helaena era la que me daba cordura, sin ella a mi lado seguramente nadie sobreviviría a mi furia –Sin importar nada, tu eres mi reina… Y en esta isla te juro por mi vida que hare cualquier cosa para protegerlos… Cualquier cosa… -Repetí con voz suave para luego volver a besarla de forma lenta pero con la misma pasión que antes. Una de mis manos se metió entre nuestros cuerpos liberando mi cinturón para meterse y buscar mi miembro. Una vez con el en mano levante su vestido y hice a un lado su ropa interior para acomodar la punta de mi falo en el sexo de mi mujer y comenzar a penetrarla lentamente. MI otra mano busco una de las suyas y entrelace mis dedos con los de ella apretándolos firmemente y clavándolos contra el suelo mientras seguía degustando su boca. Una vez entre por completo en mi hermana suspire mirando a los ojos y comencé a embestirla lento pero con fuerza deseándola mas que nunca.
avatar
Aegon Targaryen

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 23/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Mensaje por Helaena Targaryen el Vie Sep 02, 2016 11:14 pm

Le sorprendió saber que Aegon visitaba el lugar sólo, aunque no era tan extraño. Aquel lugar tenía algo de mágico y especial, pero ella no se imaginaba allí en soledad, sin él. Cuando necesitaba pensar o sentía que su vida le pesaba sobre los hombros su mejor terapia era pasar tiempo con sus hijos. Solo el verlos dormir reconfortaba a la princesa. Pero un segundo después miró a su esposo a los ojos dubitativa, sin saber si realmente quería preguntar aquello que rondaba su mente y más aún, si estaba preparada para la posible respuesta.

-¿Has venido alguna vez con alguien...?- fue la única forma que encontró de formular la pregunta sin ser directa en ella, sin que sonase a reproche y dándole la oportunidad de decir que si, pero mentir sobre con quién. Le dolió pensar por un segundo que otra mujer hubiese disfrutado de “su lugar”. Del sitio que ella solo asociaba a Aegon y al que sería incapaz de ir con alguien que no fuese él.- Eres un buen padre, no se me ocurriría nadie mejor que tú para cuidar y proteger a mis hijos. Como príncipe mejorarías si tuvieses más interés en escuchar consejos...- lo riñó con dulzura, dejando el tema del matrimonio de lado, pues a fin de cuentas, ya había hablado de sus fallas como marido demasiado esa noche y sentía que era como meter el dedo en una yaga abierta y supurante.

Por suerte siempre eran capaces de sobreponerse, quizás porque el amor hacía un hermano es incondicional y siempre está ahí, igual que a un hijo. Otro matrimonio quizás no saldría de los reproches y los desplantes, pero ellos a pesar de todo aún eran capaces de hablar con amor y dulzura, de dedicarse promesas sinceras mirándose a los ojos y hacer sentir al otro ese vínculo que tenían, caso como el de un dragón y un jinete que se encuentran y se unen hasta que uno deja esta vida.

-Si el desconocido decide llevarte antes que a mi, allí estaré, tomando tu mano hasta que debas partir... y espero que si debo morir antes, me dejes mirar tus ojos antes de marcharme para siempre- suspiró. Quizás hablar de la muerte no era lo más bonito, pero así era su unión... Lo sería hasta ese momento y a veces se preguntaba si no más. No le pesaba pensar que podrían estar unidos por toda la eternidad.- Eres como un dragón, un ser increíble que en malas manos podría destruir todo a su paso... pero prometo guiarte siempre en el mejor camino- sonrió, besando su nariz. Las palabras de su hermano eran dulces y tiernas, sinceras. No le prometía una fidelidad física que nunca le daría, le juraba una fidelidad más allá de todo, igual que la que ella le daba, inclusive más allá del amor que pudiera sentir por otro hombre. Aegon era su destino y nunca dejaría ese camino hasta que este la llevase hasta su final.- Quiero ser tu reina y tu reino, todo lo que necesites y todo lo que desees. Quiero darte el cielo si me lo pides... Tu espada y tu escudo- murmuró. Casi pareciera que ambos se dedicaban nuevos votos matrimoniales aquella noche, sentidos, profundos y solo para ellos dos. Helaena siempre tuvo muy claro lo que quería ser en la vida de su esposo, su complemento y en su día sin saber encontrar las palabras encontró el gesto, regalándole aquella vaina para su espada, una vaina que protegería uno de los vienes más importantes de Aegon, la espada de su antepasado.

Se fundieron en un profundo beso cargado de una necesidad y unas emociones que las palabras dejaban cortas para describir. Si, definitivamente ella solo necesitaba que Aegon le demostrase con más que palabras ese amor que decía profesarle y siempre aceptaba gustosa cada mínimo gesto de afecto por su parte. Un beso llevó a otro y ese fue seguido de más, recuperar el aliento no era algo vital mientras se sentía caer en una espiral de necesidad y anhelo de algo difícil de explicar. Nunca se entendieron mal en la cama aunque pareciera curioso que la “santa” de la familia y el mujeriego alguna vez pudieran entenderse realmente en estos menesteres.

Antes de saber cómo o si quiera pensar en algo Aegon se coló en su interior haciéndola gemir contra sus labios, cerrando los ojos con fuerza mientras una de sus manos se entrelazaba con la de su hermano y la otra se colaba bajo su fina camisa para acariciar la piel de su espalda, dejando que él marcase el ritmo mientras ella era capaz de pensar en nada más. Con él dejaba de pensar, algo tan importante para ella que pasaba el día pensando en cómo contentar a todos, en cómo comportarse, en como solucionarle la vida a medio mundo conocido. Simplemente su mente quedaba en silencio. La nada más absoluta y calma que nadie pueda imaginar... Todo se volvía negro mientras lo único que había eran las sensaciones de su cuerpo, como solo volando con su dragón ocurría, sus sentidos parecían ampliarse y sobrepasarla, arrastrarla y dejarla guiarse por el instinto y el fuego que nacía en su interior, mordiendo los labios de su esposo, arañándolo y moviéndose contra él a medida que la pasión aumentaba.
avatar
Helaena Targaryen

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 23/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Mensaje por Aegon Targaryen el Miér Sep 07, 2016 5:40 pm

Hela mejor que nadie sabia de los fantasmas que atormentaban mi cabeza, ella sabia por lo que pasaba día a día. Podía ver detrás de la dura mascara que ponía en mi rostro el dia a dia, podía comprenderme a la perfección y no necesitaba expresárselo para que supiera cuando estaba mal. Aquella isla era nuestro espacio personal, nuestro lugar en el mundo en el que nadie venia a molestarnos con ninguna cuestión. Donde podíamos hacer el amor o simplemente quedarnos juntos hablando de la vida y restarle importancia a todo lo demás. Y era en ese lugar también donde me gustaba pasar tiempo solo cuando necesitaba un respiro, un lugar solitario y paradisiaco. Al escuchar aquella pregunta de Helaena suspire con media sonrisa y negué con la cabeza –Me sería imposible hacerlo Hela… Esto es nuestro, no me imagino en esta isla con otra mujer que no seas tu –Trate de ser lo más sincero posible, aunque también entendía las preocupaciones de mi hermana. Aquello seria un golpe bajo, ensuciar nuestro santuario con otras personas. Yo era un tipo que no se merecía tenerla como esposa, un tipo que se equivocaba día a día, sin embargo tenia algunas cosas muy bien en claras y aquel lugar era una de ellas.

Me cuesta aceptar algunos consejos –Me sincere con media sonrisa sin desconectar nuestras miradas. El que me conocía sabia que era un tipo terco y arrogante, que me costaba seguir los consejos de personas a las que veía inferiores a mi. Posiblemente los únicos que tuvieran posibilidades de hacerme entender algo eran Hela, mi madre y Aedan. Comenzamos a regalarnos palabras de amor, mas que palabras parecían promesas, promesas que nos hacíamos el uno al otro nuevamente como aquella vez en el septo. Yo no era muy devoto de los dioses, algunos pensarían mal de mi por esto pero era la verdad, pensaba que el hombre era responsable de lo que le pasaba al hombre. Por esa razón me valía mas las palabras de Hela en aquella isla deshabitada que las que habíamos dado aquella vez ante los “dioses”. Claro que aquella vez ambos habíamos sido sinceros el uno con el otro, pero aquello era público, todos nos estaban viendo y se perdía la esencia de nuestro amor. Allí las cosas eran diferentes, allí todo era sincero y no había necesidad de mentir por estas presionados por una obligación familiar.

Eres todo eso y mucho mas… eres mi todo, mi vida misma se basa en ti –Declare besando sus labios de manera entrecortada soltando palabras tras palabra. Nuestras lenguas se fundieron y se volvieron una al igual que nuestros cuerpos. Me adentre en ella lo mas profundo que pude sintiendo como su calor interior me quemaba por completo. Sus uñas, sus dientes, me atacaron al igual que sus movimientos pélvicos. Era podría parecer una muchacha pura e inocente ante los ojos de todos, sin embargo en la cama dejaba salir eso que guardaba dia a dia y era tan poderoso que por momentos me dejaba sin alientos. Mis caderas se movieron contra las suyas mientras me dirijia a su cuello y lo degustaba con pasión saboreando el gusto de su piel con cada lamida y mordida. Luego de eso gemí muy excitado en su oreja y me incorpore para tomarla de una pierna y voltearla colocándola en cuatro patas de forma autoritaria. En el sexo era donde ambos dejábamos salir nuestros deseos mas profundos y nos tomabamos el uno al otro como queríamos. La tome por las caderas con fuerza y volvi a penetrarla de un solo movimiento clavándome completamente en su interior.

Deje salir un gemido ahogado, el verla en aquella posición me calentaba demasiado como para no descontrolarme. Una de mis manos fue a uno de sus hombros y empece a tirar de el con cada estocada que le daba, podía sentir mi falo abrirle las paredes vaginales de lado a lado mientras que mi otra mano se mantenía en su cintura marcando un ritmo duro e intenso. El sonido de nuestros cuerpo empezó a retumbar dentro de aquella cueva y cada vez se empezó a hacer mas fuerte.
avatar
Aegon Targaryen

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 23/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Mensaje por Helaena Targaryen el Miér Sep 07, 2016 9:51 pm

Todos los reproches quedaron atrás luego de esas palabras sinceras y cargadas de un afecto que solo se podía entender viendo la forma en que miraban, oyendo la forma en su se susurraban, experimentando la forma en que se tocaban. La relación de Aegon y Helaena no era común, pero no pretendían que así fuera... Mucha gente no comprendía el incesto Targaryen y tampoco la forma pasiva en que la princesa aguantaba las infidelidades de su marido.

Ellos no se habían elegido entre sí, no habían ido ante los Dioses por deseo propio, pero habían aceptado al otro como una parte de sí mismos, con sus defectos y virtudes, como una extensión de lo que eran. Aegon era mucho más que su hermano, su esposo o el padre de sus hijos, era todo aquello que ella nunca sería, era su impulsividad, su mal carácter, su indiferencia, su egoísmo, su fuerza, su fuego. Le aportaba el equilibrio.

También había aprendido que Aegon era su pasión y su lujuria, sacando algo de ella que hasta que se volvió su esposa no creía conocer. Tenía suerte, si tenía un amante no era porque el sexo con su marido fuese malo o inexistente, como otras. Aunque lo cierto era que en sus primeras noches de matrimonio hubo momentos dónde la rudeza de su hermano la hizo pasar momentos que bien podría tildar de desagradables y hasta dolorosos, poco a poco encontraron el punto dónde ambos llegaron a disfrutarse. Bueno, incluso a veces su esposo bromeaba diciendo que era implacable y no le dejaba descanso, aunque ella siempre supuso que exageraba y que incluso de ser así, eso nunca sería problema para él.

Se dejaba llevar porque él sabía arrastrarla a un mar de necesidad, deseo y fuego que no era entendible, ni medible. Simplemente estaba, lo sentía y buscaba saciarlo sin más objetivo en su mente, que se volvía primitiva y atendía solo a impulsos y deseos básicos tales como robarse el aliento el uno al otro, saborearse, golpear sus cuerpos cada vez más rápido sin darse un mínimo descanso, haciendo que sus cuerpos se perlasen de sudor.

Le dejó hacer y girarla, gimiendo al volver a tenerlo en su interior, sus dedos se hundieron en la arena del suelo de la gruta, mientras cerraba los ojos y finalmente una oleada de placer la sobrepasaba haciéndola sentir que tocaba el cielo con los dedos mientras el calor del fuego más ardiente devoraba su cuerpo. Tan fuertes eran estas emociones que el temblor de su cuerpo o la forma en que gritaba le parecían ajenas a sí misma. Necesitó unos segundos para recuperar el aliento, aunque este parecía no querer volver del todo, antes de enredar sus piernas con las de Aegon y terminar por dejarlo a él tumbado a su merced.

Lo miró a los ojos mientras se subía a horcajadas sobre él, agarrándolo de las muñecas con suavidad mientras se sentaba sobre su erección, acomodándola en su interior antes de retomar el mismo ritmo frenético con el que él la había torturado hasta el placer absoluto. Su otra mano fue a su propio cuello y desató la cinta que ataba el vestido al mismo, dejando la tela caer para descubrir sus pechos, aunque el objetivo era usar dicha cinta para atar sus manos y con una de las suyas, mantenerlas por encima de su cabeza. Le sonrió casi de manera déspota, demostrando solo así que si ella quería, podía hacer lo que quisiera con él.

No porque fuera más fuerte, ni más lista, ni nada así. Era simplemente porque él era tan suyo como suya era ella y eso le daba un poder que a veces pensaba estaba más allá inclusive de la vida y la muerte.
avatar
Helaena Targaryen

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 23/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Mensaje por Aegon Targaryen el Vie Sep 09, 2016 8:01 pm

En el amor sincero no intervenían factores como la fidelidad física, o el tener que estar todos los días recordándole a tu pareja que te pertenece y que la amas, el amor sincero se demostraba en el día a día con actos simples. El besarle la frente al verla, el acompañarla a dar un simple paseo o solo beber algo juntos. El compartir tiempo con nuestros hijos, o con el resto de nuestra familia (que poco me importaba a excepción de mis hermanos y mi madre). Helaena y yo nos demostrábamos amor haciéndonos saber que siempre el uno estaba para el otro, en los buenos momentos, aun mas en los peores. Amor verdadero es ese que te hace suspirar cuando vez a esa persona que amas, el que te obliga a dar lo mejor de ti para proteger a tus seres queridos. El dar la vida por el otro, el velar por el otro, ese que con simples miradas puedes dar grandes discursos. Ese amor era el que Helaena y yo nos teníamos, con nuestras peleas de por medio, nuestros desencuentros. Con reproches y lagrimas, sin embargo todo eso no superaba nuestra unión que era irrompible aun mas que el acero valyrio.

Nunca me sentí igual con otra mujer, y conozco varias… Pero ella me daba lo que ninguna otra podía, algo difícil de expresar con palabras. Aun mas cuando esa persona de la que estas enamorado es tu hermana, no solo compartes su cama y la mesa en la que comes, fuiste engendrado en el mismo lugar. Una persona que conoces desde que llego al mundo, que protegiste con recelo cuando ni siquiera sabias que iba a ser tu pareja. Llámenlo incesto, llámenlo sucio, aborrezcan actos de este tipo. Pueden hablarme de lo mucho que los dioses aborrecen cosas como esta, pero nada de eso me hará separarme de ella.

Nuestros cuerpos se unieron y fueron uno, me metí en su interior y por un momento sentí casi la misma sensación que cuando montaba a Sunfire. Era como tocar el cielo con las manos, un hormigueo que recorre tu cuerpo y te hace apreciar de lo privilegiado que eres por tener esa posibilidad de hacer lo que haces. Mi cuerpo se movió junto al suyo una y otra vez, sus caderas comenzaron a hacer lo mismo y por un momento nuestros jadeos taparon el ruido de la marea que  chocaba en la arena. La puse en cuatro patas y la tome, con fuerza, me encantaba hacerlo de esa forma con ella. Posiblemente nuestra sangre nos ponía mas salvaje de lo que podía llegar a ser un humano. Note como su cuerpo blanco era tomado por el mío en un vaivén interminable que solo la hacia gemir mas y mas, gemidos que se volvían una hermosa melodía en mis oídos.

Pero de un momento me vi reducido como un guerrero inexperto, casi sin nada que poder hacer ella me giro y me monto imponiéndose sobre mi cosa que me quito el aliento. La mire desde aquella posición inferior y suspire al notar sus pechos aparecer en escena. Quise ir a tomarlos pero me lo impidió atando mis manos con aquel lazo y me inmovilizo con una de las suyas. Me mordí el labio y hice mi cabeza hacia atrás arqueando la espalda en el momento que volvió a meterme en su interior. Comenzo a galoparme sin pudor, de forma intensa y metodica como solo ella podía hacer. Me estaba dominando por completo y me encantaba, tal vez a la única mujer que se lo permitia, mejor dicho, la única mujer que podía. La mire a los ojos perdiéndome en ellos mientras podía ver su cuerpo rebotar una y otra vez haciéndome gemir del placer –Mas… -Pedi, no, suplique. Mi cuerpo comenzaba a sentirse caliente, demasiado, la piel me ardia. Sus movimientos pélvicos inflamaron mi falo el cual se alojaba cada vez mas profundo en su interior y comencé a sentir que en cualquier momento me vendría –Hela… -Murmure su nombre avisándole que ya estaba llegando a mi limite, no podía soportar mas aquello.
avatar
Aegon Targaryen

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 23/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Mensaje por Helaena Targaryen el Lun Sep 19, 2016 1:39 am

Contenerse para ella en aquellos momentos era sin lugar a dudas una lucha perdida desde antes de intentarla, así que se perdió en los ojos de intenso color lavanda de su hermano, tan iguales a los suyos y como nadie creería que fuese capaz, lo domó igual que se hace con un animal salvaje. Con una mano dejó las de Aegon arriba de su cabeza, inclinándose más hacía él para poder hacerlo dada la diferencia de altura, poniendo los pechos cerca de su boca, pero sin llegar a dárselos, mientras estos se movían al mismo ritmo que ella mantenía.

Ella no era la única que lo estaba disfrutando, mirando el rostro de su hermano su ego se hinchaba como pocos podrían imaginar, viéndolo disfrutar de aquella manera. Una cosa tenía clara, si alguna mujer le diese eso mismo, él no estaría en aquellos momentos allí, con ella, no tendría necesidad de meterse entre sus piernas. Su hermano no paraba de buscar nuevas experiencias, pero siempre, sin excepción, volvía con ella, sin haber encontrando algo que lo hiciera sentir mejor. Eso es un logro que pocas mujeres pueden atribuirse, pues la mayoría viven bajo la sombra de las amantes de sus maridos, que tienden a cubrir el hueco que un matrimonio por elección de otros y sin amor deja.

Lo oyó y terminó de inclinarse para poder gemir en su oído con suavidad, sabiendo lo que esto despertaba en su marido, su necesidad de tomar el control que ella en esos momentos no le permitía. Darle a un hombre la sensación de querer y no poder cuando desde la niñez ha conseguido todo lo que deseaba era divertido o al menos a ella en esos momentos, dónde su mente parecía reconfigurarse, se lo parecía.

-Aegon...- murmuró.- Termina conmigo...- le ordenó de una forma normalmente impropia de ella, pero que él si que conocía, pues él era el primero y el único que sacaba esa parte de ella. Cuando sintió que ambos no resistirían más, su mano libre ascendió desde las caderas de su hermano por su abdomen hasta su cuello y entonces, oprimió este durante los segundos justos, mirándolo a los ojos mientras ella alcanzaba el placer máximo, llevándolo con ella y los movimientos enloquecidos que una vez ambos terminaron dieron paso a una calma absoluta.

Sus manos lo dejaron y se dejó caer sin aliento sobre su cuerpo, cerrando los ojos, mientras aún temblaba y jadeaba sonrió sintiendo que el corazón de su hermano parecía a punto de salir de su pecho, como una bestia enjaulada que acaba de despertar, palpitando con la fuerza de un tambor de guerra. Le llevó unos minutos recuperarse lo suficiente para mirarlo con una sonrisa amplia y complacida.

-Me vuelves una desconocida hasta para mí misma- le reconoció. En lo bueno y en lo malo, Aegon la hacía descubrir partes de si misma que normalmente yacían dormidas y ambas eran prueba de la ferocidad y la mente tan particular de su linaje.
avatar
Helaena Targaryen

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 23/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Mensaje por Aegon Targaryen el Jue Sep 22, 2016 7:29 pm

En esos momentos no podía pensar en otra cosa que no fuera mi mujer, mi hermana, mi amor. Aquella que me conocía desde los pies a la punta de la cabeza, no solo física sino también mentalmente. Intentar esconderle algo a ella me resultaba imposible, casi como si tuviera un ojo que todo podía ver. Desde pequeños había descubierto mis engaños y sabia cuando era culpable o inocente. Aquello no me disgustaba, todo lo contrario, me encantaba que fuera de esa forma. ¿Qué había mas lindo que una persona que había logrado descifrarte por completo? Que sabía de tus gustos y disgustos, que sabia que decir para hacerte enojar o arrodillarte a sus pies, que con una caricia podía someterte por completo y desarmarte como al más débil de los hombres. Frustrante en algún punto, pero hermoso, aquello era realmente hermoso. Estábamos hechos el uno para el otro, como si alguna fuerza superior a nosotros lo determinara asi y lo plasmara. Mi devoción por los dioses no era demasiado grande, mínima podría decirse, sin embargo por alguna razón en mi interior sabia que existía algo mas poderoso que todos nosotros y que posiblemente guiara nuestros caminos en esta tierra.

Nuestros cuerpos se encontraban acoplados, unidos, ella me montaba como si yo fuera Dreamfire. Me dominaba y me maniataba, con sus delgados y delicados brazos, sometía mis fuertes músculos y los mantenía inmóviles simplemente con una sola mano. Mire sus pechos tan cerca de mi boca y intente ir a por ellos aunque aquello me resulto imposible. Casi como una excitante pero terrible tortura. No me dejaba degustarla, tocarla, simplemente ella tenia las riendas de la situación y hacia lo que se le apetecía. Su boca llego a mi oído y suspire ante sus gemidos que solo ayudaban en que mi falo se endureciera más en su interior.

No pude hacer mas que asentir a su orden mientras  la observaba tomar postura y cabalgarme con mas ferocidad, movía su pelvis contra la mía de manera implacable. Ninguna me hacia sentir lo que ella hacia conmigo. Era única, tan única que no podía imaginarme perdiéndola. Fue entonces que su mano libre recorrió mi abdomen hasta mi cuello y me tomo con fuerza por el haciéndome gemir. Me encantaba verla tan… mujer… tan salvaje y lujuriosa, una Helaena que nadie conocía. Pude sentir sus paredes vaginales apretarse con fuerza alrededor de mi miembro y con algunos mas de sus movimientos termine por explotar en un intenso orgasmo en su interior. La llene por dentro con mi semilla sintiendo como esta se desparramaba por su cuerpo hasta que me quede sin aliento. Rendido, amarrado, exhausto, así era como me dejaba ella, posiblemente en peores condiciones que en el mas fiero combate.

Luego de aquel momento los rayos del sol comenzaron a colarse poco a poco por la entrada de la cueva iluminando nuestras siluetas desnudas, unidades y sudadas. Sus palabras me hicieron sonreír y devorarle la boca de un beso suave pero apasionado –Puedo decir lo mismo de ti… -Dije sin aliento pensando que ella me transformaba de un temible guerrero a un debilucho sumiso. Mis manos aun unidas pasaron sobre ella formando un arco y se depositaron en sus lumbares para acariciarlos suavemente mientras me quedaba perdido en sus ojos unos segundos –Quiero mas hijos… -Solté en su boca mirándola con amor pero también con seriedad, haciéndole entender lo importante que era para mi aquello. Quería más pequeños, suyos, quería que ella fuera su madre, la mejor madre que conocía. Hela era perfecta en todo, como madre, como hermana, como esposa, yo la quería a ella para que me diera mas descendientes.  También comprendía que había pasado ya un buen tiempo del nacimiento de Maelon, esto significaba menos problemas de salud para ella, y también le había dado un descanso de andar con una barriga de aquí para alla. Sin embargo admito que el verla cargando en su vientre a mis pequeños era algo que me hacia enamorar mas y mas de aquella hermosa dama que me habían dado.
avatar
Aegon Targaryen

Mensajes : 33
Fecha de inscripción : 23/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Mensaje por Helaena Targaryen el Sáb Sep 24, 2016 5:02 pm

Finalmente, tan rápido como se habían dejado llevar por la pasión, esta ardió y se consumió hasta no dejar nada más que sus cuerpos extenuados y sudorosos, aún unidos y abrazados cuando él aún atado pasó estos por encima de ella para rodearla. Los minutos se desdibujaron y poco a poco ella fue tomando consciencia, el amanecer sorprendía a ambos amantes y les hacía conscientes del tiempo transcurrido... Aunque a Helaena le parecían apenas unos minutos, las horas había pasado demasiado rápido, como arena entre los dedos, haciéndola darse cuenta de que la realidad amenazaba con atraparlos a cada minuto que transcurría.

Tal era su desconexión de todo que ni si quiera recordaba en qué momento se habían terminado de desnudar, pero lo cierto era que sus ropas yacían tiradas y liadas en la arena del suelo de la cueva.

-¿Y no te gusta?- preguntó sonriendo, cerrando los ojos mientras lo besaba. Una vez tras otra, sintiendo sus labios enrojecerse aún más por el roce ligeramente áspero de la incipiente barba de Aegon. Finalmente se puso a su lado de costado, para poder siguiendo los besos, abrazando su cadera con una de las piernas de forma que lo mantuviese cerca de ella. Y fue entonces, mientras recuperaban el aliento entre beso y beso que el príncipe la miró a los ojos y expresó su deseo en voz alta.

Su esposo no era un hombre insistente en aquel tema, principalmente porque apenas llevaban unos meses casados cuando quedó embarazada y la sorpresa de todos fue enorme cuando no solo nació el por todos ansiado varón, si no que llegó al mundo con una hermana. A pesar de que la tasa de mortalidad infantil era alta y de que la niña nació no todo lo sana que habrían deseado, ambos llegaron a sus tres años sanos y felices.

El embarazo de los gemelos había dejado un mal recuerdo en la princesa, pues con trece años su cuerpo parecía incapaz de soportar en los últimos meses el desgaste de llevar a dos hijos en su interior y el parto -el temido parto-, siendo el primero... Le llevó horas y eso era lo que no se le olvidaba, la angustia y el dolor atroz. Necesitó semanas, muchísimo más tiempo que en su siguiente parto, para recuperarse. Por eso Aegon no le insistió en tener más hijos en esos años y el maestre le dio una infusión inclusive para evitarlo en un principio hasta que recuperase la salud. Finalmente, decidió enfrentar esos malos recuerdo y unos meses después Maelon venía al mundo. Otro varón, mucho más grande y sano que sus hermanos.

Habían tenido la gran bendición de tener tres hijos, dos de ellos varones y todos sanos y fuertes. Eso ya era raro en la época, más entre los Targaryen que cometían incesto. Puede que por eso la presión de tener más hijos se diluyese... Aunque eso no significaba que no tuviese el deber de tener más hijos. Y pensaba cumplirlo, pero apenas tenía un año su hijo menor cuando sin saber cómo o por qué, inició su relación con Aedan.

No es de extrañar que con el revuelo de sus sobrinos Strong y su incapacidad para controlar su deseo por su amante, la princesa hubiese decidido evitar cualquier embarazo antes de traer un bastardo al mundo, no por miedo a ser descubierta por sus rasgos físicos, si no porque no podría hacerle eso a su hermano. Pero Maelon había celebrado hacía escasas lunas su tercer día del nombre y ella sabía que no podría retrasarlo mucho más tiempo, que no debía hacerlo. ¿Cómo recriminarle a Aegon si quiera en un futuro si legitimaba a un bastardo de esos que tenía si ella no había sido capaz de darle más hijos? Suspiró sin poder evitarlo.

-Entonces haré todo lo posible por dártelos- dijo tras un breve segundo antes de volver a besarlo, como si no le pesase lo que eso significaba, como si no tuviese un dilema moral en su interior. Solo lo miró a los ojos y sonrió.- Pero me parece que deberás colaborar para que sea posible... Voy a necesitar mucha ayuda...- dijo de forma pícara.
avatar
Helaena Targaryen

Mensajes : 63
Fecha de inscripción : 23/08/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Vuelo Nocturno // Helaena // +18

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.